Especial rutina de grooming: fallos que no debes cometer

Mejora tu rutina de grooming dejando atrás determinados malos hábitos

Cuidarse está más de moda que nunca. Lo que era un simple hábito por el que se “debía” pasar, se ha llegado a un verdadero ritual de cuidado y aseo personal que te proporciona tanto un sentimiento de bienestar como un aspecto más sano. A todo esto se lo conoce como grooming.

Sin embargo, es posible que dentro de este ritual cometas diversos fallos que debes erradicar. Si quieres tener la rutina de grooming perfecta y lucir la mejor de las apariencias, toma nota de nuestros consejos. ¡Vamos allá!

Errores en tu rutina diaria de grooming en los que no debes caer

La rutina de grooming perfecta está a tu alcance siempre y cuando no cometas uno de estos malos hábitos.

Exfoliarse la piel a diario

La exfoliación es un hábito necesario si quieres que tu piel tenga un aspecto saludable libre de impurezas, pero si lo haces con demasiada frecuencia, corres el riesgo de irritar la dermis y resecar la piel.

Evidentemente quien manda en esta rutina es tu piel. Presta atención, porque si utilizas el exfoliante en exceso, te lo hará saber.

De todas formas, procura no utilizarlo más de una o dos veces por semana y, si sueles afeitarte, exfóliate siempre antes de pasarte la cuchilla para que el vello se ablande y la maquinilla elimine mejor el pelo.

Excederse con la colonia

Otro de los errores que más se cometen en la rutina de grooming es utilizar la colonia de manera indiscriminada. Aquí, además, hay que tener en cuenta varios factores:

  • No, la loción no es para echar sobre la ropa ya que, además de que la fragancia se evapora antes, también puedes estropear los tejidos. Lo mejor es que la apliques justo después de la ducha en zonas estratégicas como el interior de las muñecas y detrás de las orejas.
  • En la mesura está el éxito. Hay una línea muy fina entre agradar y resultar mareante. No la cruces.
  • No mezcles olores. Si eres de los que usan productos con olor, procura que sean todos de la misma gama.

Afeitarte en seco

Rasurarse en seco es otro de los grandes errores en la rutina de grooming que debes evitar. ¿Realmente es necesario usar una crema para el afeitado? Sí, sí y sí. Piensa que si no utilizas un producto específico mientras te pasas la cuchilla, la piel se resiente, se irrita y es más propensa a sufrir cortes.

Por eso las cremas de afeitar deben ser un indispensable en cualquier neceser masculino.

No delimitar el contorno de la barba

Si tienes barba, es importante que mantengas ciertos hábitos de cuidado básico si no quieres dar un aspecto desaliñado a tu estilo.

Además de exfoliarla, lavarla con productos específicos y peinarla para darle la forma adecuada, también tienes que recortarla cada cierto tiempo y delimitarla. Una buena idea es ir al barbero para que te ayude en esta tarea y, a partir de ahí, tan solo tienes que mantener esa línea con tu HeadBlade.

Utilizar la misma toalla para la cara y para el resto del cuerpo

La piel de la cara es más sensible y delicada que la del resto del cuerpo, por eso es fundamental que las toallas que uses sean también más suaves.

Además, recuerda que solamente hace falta que te des pequeños toques con ella mientras vas quitando el exceso de humedad.

Olvidarse del contorno de los ojos

Para que te hagas una idea, la piel del contorno de los ojos es diez veces más fina que el resto de la piel del rostro, por lo que requiere un cuidado especial que, muchas veces, pasamos por alto.

Lo mejor que puedes hacer es escoger un tratamiento específico para esta zona de tu cara dependiendo de lo que quieras conseguir. Actualmente hay infinidad de productos masculinos que sirven para tratar las ojeras, las bolsas, las arrugas… Escoge el que prefieras y no te olvides de aplicarlo siempre con pequeños toquecitos.

No usar protector solar… a diario

En HeadBlade no nos cansamos de repetir lo importante que es utilizar protector solar a diario, ya sea invierno o verano.

Además de protegerte de las radiaciones nocivas del sol, su uso también reduce el riesgo de cáncer de piel, el envejecimiento prematuro y las quemaduras solares. ¡Tan solo tienes que escoger el que mejor se adapte a tus necesidades!

Haz una visita a tu médico para que te aconseje y empieza a utilizarlo los 365 días del año.

Y tú, ¿tienes en mente algún error diferente a estos que hayas cometido en tu ritual de grooming?

Como ves, con solo unas pequeñas modificaciones en tu cuidado personal, podrás ver grandes cambios en tu aspecto: tendrás una piel más sana, un afeitado perfecto (o en su defecto una barba digna de admiración) y, en definitiva, una apariencia inmejorable. ¿Te animas a desechar los viejos rituales?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »