Despejamos tus dudas sobre el uso o el mantenimiento de las cuchillas de afeitar

: Las cuchillas de afeitar son sencillas de utilizar, pero es necesario conocer a la perfección el mantenimiento que necesitan si se quiere el mejor de los apurados

La cuchilla es el método más utilizado tanto por hombres como por mujeres para deshacerse del vello. Fácil, cómoda, sin dolor… sin embargo y pese a su aparente sencillez, se esconden muchas dudas sin resolver: ¿cada cuánto hay que cambiarlas?, ¿cómo se limpian y se secan las cuchillas de afeitar?, ¿puedo utilizar la misma maquinilla para cualquier parte del cuerpo?

Con esta guía queremos que conozcas más a tu amiga de batallas y le des el mejor mantenimiento posible para que consigas siempre el rasurado perfecto de la cabeza a los pies.

El manual básico de las cuchillas de afeitar

De una hoja, a seis. De maquinillas solo para barba y bigote, a cuchillas especiales para cada parte del cuerpo, con bandas lubricantes que cuidan la piel… Desde 1880, momento en el que se creó la primera patente de una maquinilla manual de la mano de los hermanos Kampfe hasta ahora, la tecnología del afeitado ha evolucionado enormemente.

Pese a este avance constante, sabemos que las dudas que acompañan a las cuchillas no están erradicadas por completo. Por eso hemos recopilado las preguntas más comunes con el fin de que dejen de ser un misterio y que las maquinillas de afeitar no tengan secretos para ti.

¿Cómo se limpian las cuchillas de afeitar?

Su mantenimiento es muy sencillo. Lo único que tienes que hacer es poner el cabezal debajo de un chorro de agua y limpiar los restos de jabón o gel, así como los residuos capilares que se quedan en ella. En este punto es importante que no le des pequeños golpes contra el lavabo u otra superficie, ya que puedes estropear la precisión del cabezal.

¿Suelen quedarse pelos entre las hojas de tu maquinilla? Esto significa que no estás haciendo bien la limpieza. Si la aclaras correctamente comprobarás cómo se elimina por completo el vello acumulado en la cuchilla.

¿Cómo se secan?

Lo mejor es que las cuchillas se sequen al aire. Evita pasar una toalla por la zona de las hojas porque además de aumentar el riesgo de cortes innecesarios, puedes causar daños en los filamentos y reducir la calidad y la eficacia del corte.

Cuando acabes de afeitarte, deja que la maquinilla se seque sola y mantenla alejada de zonas húmedas. Después, guárdala en un lugar apropiado como en un cajón o en un neceser. Jamás en la ducha, ya que las hojas pueden acabar oxidándose, lo que se traducirá en una pérdida de eficacia y, peor aún, en molestas infecciones si te cortas durante el afeitado.

Una hoja, dos hojas, tres hojas, cuatro hojas… ¿Cuál es el número correcto?

En principio, cuantas más hojas mejor rasurado, ya que evitas tener que hacer una mayor presión sobre la cuchilla y el afeitado se hace más rápido y con menos pasadas. Eso sí, también va a depender de si el cabezal está preparado para soportarlas.

Igualmente existe otro dato que hay que tener en cuenta: tu piel y el tipo de vello que tienes. Hay hombres que una triple hoja les va fenomenal, mientras que una maquinilla con cuatro hojas hace que se le irrite más la piel. Al final se trata de que escojas el número de hojas óptimo para ti. Cada persona es distinta y debes probar diferentes alternativas para saber cuál te funciona mejor.

¿Las maquinillas de afeitar sirven para todo el cuerpo?

Generalmente sí, aunque evidentemente va a depender de la marca de la cuchilla. Por ejemplo, en el caso de HeadBlade, es así. Todos nuestros modelos están diseñados para que se adapten a cualquier parte del cuerpo y, al utilizar tu propia mano como mango, es posible dirigir todavía mejor la cuchilla y afeitarse al tacto, sin tener que usar espejos. Algo muy útil si tienes que rasurarte la parte posterior de la cabeza.

Además, sus ruedas son un punto de apoyo fundamental y gracias a esto, consigues no solo un mayor agarre sino también que la cuchilla esté en permanente contacto con tu piel.

La pregunta del millón: ¿Cada cuánto hay que cambiar las hojas?

Lo cierto es que esta pregunta es bastante subjetiva porque lo mejor es hacer caso de lo que nos diga nuestra piel.

Cuando notes que necesitas más pasadas para conseguir el mismo resultado, debes cambiar las hojas. No intentes prolongar su vida útil ya que lo único que te conseguirás es una mayor irritación y más cortes.

¿Qué te ha parecido nuestra guía sobre las cuchillas de afeitar? ¿Te ha resultado útil? Esperamos que con estos consejos le des a tu maquinilla el mejor de los mantenimientos y consigas el apurado que deseas, ya sea para tu cabeza, tus piernas o cualquier otra zona corporal.

¡Y recuerda que con HeadBlade, el rasurado es todavía más sencillo y rápido! ¡Prueba nuestros modelos y presume de afeitado!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »